Skip to main content
eScholarship
Open Access Publications from the University of California

Tiña faciei exacerbada por inmunomodulación tópica: A propósito de 2 casos

  • Author(s): Ruiz-Villaverde, Ricardo
  • Sanchez-Cano, Daniel
  • et al.
Main Content

Letter: Tiña faciei exacerbada por inmunomodulación tópica: A propósito de 2 casos (Tinea faciei exacerbated by topical immunomodulation: Two case reports)
Ricardo Ruiz-Villaverde PhD, Daniel Sanchez-Cano MD
Dermatology Online Journal 16 (3): 14

Unidad de Dermatología, Complejo Hospitalario de Jaén, Jaén, Spain. ismenios@hotmail.com

Abstract

Tinea faciei has commonly been included within the spectrum of tinea corporis. We report two pediatrics cases of tinea faciei that have been evaluated in our unit. Both were exacerbated by topical application of pimecrolimus cream. It is important to note the exacerbation of dermatophyte infection by pimecrolimus in addition to the better known exacerbation by topical corticosteroids.



Caso clínico


Figure 1

Presentamos dos casos de tiña facial recientemente evaluados en nuestra Unidad exacerbados ambos por la aplicación tópica de pimecrolimus crema. En el primer caso un niño de 4 años con antecedentes de Dermatitis atópica acudió a nuestra consulta por presentar una lesión de características eccematosas, numular, uniforme en su textura y de crecimiento progresivo y excéntrico con superficie escamosa en el área periocular izquierda (Figura 1). Prácticamente no aquejaba prurito.

Como consecuencia de eccemas perioculares de repetición le había sido pautado pimecrolimus crema 1 por ciento por su pediatra de atención primaria, con discreta mejoría inicial de su proceso, presentando un claro fenómeno de rebote y crecimiento posterior a la semana de iniciado el tratamiento.

El exámen directo mediante raspado de escamas no mostró la presencia de estructuras fúngicas, pero el cultivo de las mismas si mostró crecimiento semanas más tarde de T. rubrum. Pautamos tratamiento con Eberconazol tópico 1 por ciento y Griseofulvina a dosis de 10 mg/kg/día, con resolución de la lesión a las 4 semanas de tratamiento.

Asimismo dos semanas después del primer caso relatado acudió a nuestra consulta una niña de 3 años de etnia gitana con antecedentes personales de dermatitis atópica y eccemas perioculares de repetición, que al igual que en el anterior caso relatado, usaba pimecrolimus 1 por ciento crema de forma intermitente para controlar sus brotes.


Figure 2

En esta ocasión la localización subpalpebral izquierda tras una discretísima mejoría comenzó a crecer de forma centrífuga de forma paulatina llegando a nuestra consulta tal y como muestra la imagen (Figura 2). En esta ocasión y con el diagnóstico clínico de presunción de tiña facial se realizó un exámen directo de las escamas que mostró abundantes hifas con cultivo positivo a T. rubrum dos semanas más tarde. Realizamos tratamiento análogo al caso anterior con idénticos resultados positivos a las 4 semanas de traramiento.


Comentario

La tiña facial se ha incluido clásicamente dentro del espectro de la tiña corporis. A pesar de ello cada vez son más los autores [1] que le dan una personalidad propia debido a las características topográficas de la zona y peculiaridades epidemiológicas:

  1. Un pico de incidencia infantil como el caso que nos ocupa y otro geriátrico,
  2. Ser una entidad que simula otras dermatosis como la dermatitis atópica, la rosácea o la dermatitis seborreica [2, 3]
  3. Su potencialidad como proceso fotosensible,
  4. Sus agentes etiológicos diferenciados de los de la tinea corporis (los agentes patógenos más frecuentes son T. rubrum [4] y T. Mentagrophytes, siendo más raro el aislamiento de E. floccosum, y
  5. Su buena respuesta terapéutica tanto tópica como sistémica.

El punto en común en ambos casos había sido el uso de un inhibidor tópico de la calcineurina (pimecrolimus) como terapia de choque en el tratamiento de los eccemas perioculares de la dermatitis atópica que ambos presentaban como patología de base. Los inhinidores tópicos de la calcineurina bloquean de forma selectiva la activación de los linfocitos T y otros factores implicados en la inmunopatogénesis de la dermatitis atópica presentando menos efectos secundarios tópicos que la corticoterapia tópica clásica. De hecho en la actualidad son fármacos de primera línea terapeútica ampliamente utilizados por los médicos y pediatras de atención primaria y autoadministrados por los propios pacientes.

Consultamos en la literatura la posible relación entre el agravamiento de procesos fúngicos como la tiña de nuestros pacientes con el uso de pimecrolimus y/o tacrolimus tópico. Comprobamos la existencia de casos de tiña incógnito inducidos por tacrólimus [5] y pimercrolimus [6, 7] tanto en población adulta como pediátrica. Recordemos que clásicamente la tinea incógnito se ha relacionado con el uso y abuso de corticoterapia tópica.

Los casos aportados muestran que no siempre el uso de estas moléculas enmascaran la lesión, aunque sí pueden producir una discreta mejoría dadas sus propiedades antiinflamatorias y exacerbar procesos como la tiña facial, cuyo retraso en el diagnóstico es motivo de fracaso terapéutico y génesis de ansiedad en los padres.

References

1. Jorquera E, Moreno JC, Camacho F. Tinea faciei: epidemiology. Ann Dermatol Venereol. 1992; 119:101-4. [PubMed]

2. Belhadjali H, Aounallah A, Youssef M, Gorcii M, Babba H, Zili J. Tinea faciei, underrecognized because clinically misleading. 14 cases. Presse Med. 2009;38: 1230-4. [PubMed]

3. Gorani A, Oriani A, Cambiaghi S. Seborrheic dermatitis-like tinea faciei. Pediatr Dermatol. 2005; 22:243-4. [PubMed]

4. Romano C, Maritati E, Gianni C. Tinea incognito in Italy: a 15-year survey. Mycoses. 2006;49: 383-7. [PubMed]

5. Siddaiah N, Erickson Q, Miller G, Elston DM. Tacrolimus-induced tinea incognito. Cutis. 2004; 73:237-8. [PubMed]

6. Rallis E, Koumantaki-Mathioudaki E. Pimecrolimus induced tinea incognito masquerading as intertriginous psoriasis. Mycoses 2008; 51:71-3. [PubMed]

7. Crawford KM, Bostrom P, Russ B, Boyd J. Pimecrolimus-induced tinea incognito. Skinmed. 2004; 3:352-3. [PubMed]

© 2010 Dermatology Online Journal